No. Dado que compramos nuestra harina de pato y pollo solo a un proveedor específico, podemos rastrear cada lote de ingredientes hasta la granja para estar seguros de que están libres de antibióticos y hormonas de crecimiento artificiales.