La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) es responsable de regular a todos los fabricantes de alimentos para mascotas. El USDA es responsable de inspeccionar las plantas de alimentos para mascotas y realizar auditorías completas anualmente.