La revolucionaria tecnología Smell Squasher, pendiente de patente, detiene la formación de amoníaco. Esta es la principal causa de olor en las cajas de arena para gatos. Esto, junto con la variedad superior de bentonita de sodio que utilizamos, asegura que su hogar no tendrá ese desagradable olor a amoníaco que la gente suele asociar con los gatos.