La arcilla de bentonita de sodio es una sustancia natural segura y no tóxica de la tierra compuesta de ceniza volcánica envejecida. El nombre proviene del depósito más grande conocido de arcilla bentonita ubicado en Fort Benton, Wyoming. La bentonita de sodio absorbe fácilmente el agua rápidamente, similar a una esponja muy porosa.