Si bien estos ingredientes no son “malos”, a lo largo de los años, algunas mascotas han estado expuestas a esos ingredientes y han desarrollado sensibilidad alimentaria al trigo, el maíz y la soja. Por tanto, no los incluimos en ninguna de nuestras dietas.