Estos colores ayudan a proporcionar brillo óptico y se usan comúnmente en productos alimenticios consumibles para humanos, como enjuagues bucales, refrescos y dulces. Los colores no irritan la piel y son seguros para la piel.