La exposición al amoníaco en gatos puede incluir lo siguiente:

  • Jadeo o debilidad
  • Nariz mojada y que moquea
  • Babear
  • Vómitos
  • Extremidades temblorosas
  • Pérdida de apetito
  • Diarrea
  • Ojos entornados y entrecerrados
  • Abrigo de aspecto opaco
  • Perdida de cabello
  • Depresión
  • Convulsiones
  • Respiración dificultosa
  • Quemaduras alrededor de la boca
  • Toser