Como parte de su instinto, los gatos se arreglan y pueden ingerir una pequeña cantidad de partículas de su entorno, incluida la arcilla, que no daña a los animales en estas pequeñas cantidades. Sin embargo, en el raro caso de que su mascota ingiera un volumen anormalmente grande de arena de arcilla, le recomendamos que se comunique con su veterinario.